domingo, 7 de octubre de 2012

Origen del mundo


Según la mitología griega, al inicio de todo solo existía el Caos. Del Caos nació Gea, la diosa de la tierra, que dio a luz a Urano, el dios del cielo. Según otras versiones del mito, Gea tuvo a Urano con Eros, aunque según la Teogonía de Hesíodo se dice que lo engendró por si misma.

De esta forma, Gea y Urano tuvieron 3 tipos de hijos: Los Titanes (entre ellos Rea y Cronos), los Cíclopes i los Hecatónquiros (gigantes de cien brazos).  Como que Urano odiaba a sus hijos, los mantenía cerrados en el interior de Gea, hecho que esta odiaba y que le dio motivos para iniciar un complot. Con la ayuda de su hijo Cronos, este castró a Urano y de esta forma perdió su fuerza y su poder. Como producto de la castración en la tierra nacieron las Furias (Diosas horrendas que perseguían a los que cometían delitos), los Gigantes i en el mar nació Afrodita.



Tras este hecho, Cronos encerró a sus hermanos en el Tártaro para que tuviera el poder absoluto y tuvo hijos con su hermana Rea, entre ellos Hestia, Deméter, Hera, Hades y Poseidón. Cronos, al creer que podían destronarlo, empezó a devorar a sus hijos, hecho que llevó a Rea a parir a Zeus en una cueva de Creta a escondidas y darle una piedra dentro de un pañal a Cronos para que no notará el engaño.



Cuando Zeus es mayor de edad, le da un veneno a Cronos para que vomite a sus hermanos que ha devorado y sucede entonces la Titanomáquia, una guerra entre los Titanes (Cronos y sus hermanos) y los Dioses junto a los Cíclopes y los Hecatónquiros.


Tras diez años de guerra, los Dioses ganan a los Titanes. Zeus los encierra en el Tártaro y se da paso a la división del mundo: Zeus el cielo, Hades el mundo subterráneo y Poseidón los mares. Tras la guerra los Dioses eligen el monte Olimpo, la montaña más alta de Grecia como lugar de residencia.



0 comentarios:

Publicar un comentario