jueves, 25 de octubre de 2012

Perseo

El mito de Perseo (Περσεύς) empieza cuando un oráculo dijo a Acrisio, rey de Argos, que su nieto lo mataría. De este modo, encerró a su hija Dánae en una torre para que no pudiera tener hijos. Zeus se enamoró de ella y se transformó en una lluvia dorada, dejándola embarazada.

  Dánae por Tiziano

Cuando Acrisio se enteró que había dado a luz a Perseo, los encerró a los dos en un cofre de madera y lo lanzó al mar. Poseidón calmó el mar a petición de Zeus y el cofre llegó a una isla llama Sérifos. Allí les recibió el rey Polidectes que se enamoró de Dánae y como que consideraba que Perseo le molestaba en sus planes, dijo que se casaría con una princesa de la Grecia oriental, de tal modo que los habitantes de la isla debían ofrecerle un caballo y como que Perseo no tenía uno, le ofreció la cabeza de Medusa y el rey aceptó.

Medusa pertenecía al grupo de las Gorgonas y ella en especial era la única mortal. Tenía como característica que petrificaba con la mirada y serpientes en lugar de cabellos ya que fue violada por Poseidón en un templo de Atenea y como castigo esta convirtió sus cabellos en serpientes.

Imagen de Medusa en un vaso cerámico

Atenea le ofreció a Perseo un escudo para utilizarlo como espejo y Hermes una espada, pero aún así necesitaba un casco invisible, unas sandalias aladas de Hades y una bolsa mágica donde poner la cabeza de Medusa. Para encontrar todo esto tenía que ponerse en contacto con las Grayas, unas viejas que solo poseían un diente y un ojo y se lo daban entre ellas para hablar y ver. Perseo les robó las dos cosas, obligándolas a contarle donde se encontraban las ninfas que guardaban los objetos antes mencionados.

Al conseguir estos objetos, se puso el casco invisible y hizo que Medusa se viera a sí misma en el reflejo del escudo, quedando así petrificada. Después Perseo le cortó la cabeza y la puso dentro de la bolsa mágica.

Medusa por Caravaggio

0 comentarios:

Publicar un comentario