martes, 8 de enero de 2013

Medea

Ira, locura y venganza son las palabras que pueden describir la tragedia de Eurípides, uno de los tres grandes trágicos. 

Aparecen nueve personajes: Medea y sus hijos, Jasón, Creonte, Egeo, la nodriza, un mensajero, un coro y un corifeo.

El argumento de la tragedia se encuentra en Corinto, donde el rey Creonte convence a Jasón para que se case con su hija y abandone a Medea en el exilio. Medea, movida por la ira y los celos, pide a Eson (padre de Jasón) que la acoja en su ciudad mientras planea su venganza para matar a Creonte, a su hija y sus hijos.

El personaje de Medea sorprende por su fuerza y decisión a lo largo de la tragedia. En esta obra también encontramos críticas hacia la condición de la mujer en Grecia.

Fragmentos de Medea:

"Medea: Salgo de mi palacio, ¡Oh mujeres corintias!, para que no me reconvengáis. Sé bien que algunos que viven en el extranjero, lejos de su patria, son orgullosos y que otros, de costumbres apacibles y olvidadizos de ellas, pasan tranquilamente la vida. No mora la justicia en los ojos de los hombres, pues antes de conocer a fondo a los demás, odian a la simple vista, sin ser provocados a ello por injuria alguna. El que recibe hospitalidad debe adoptar las costumbres de la ciudad que se la da, pues no alabo al ciudadano, sea el que fuere, de arrogante índole que con su necedad molesta a sus conciudadanos. Este mal, que me ha sobrevenido cuando no lo esperaba, ha desgarrado mi corazón acabando conmigo, y como la vida no tiene ya atractivo para mí, deseo morir; ¡Oh amigas! Mi esposo, el peor de los hombres me ha abandonado, cuando en él tenía cifrada mi mayor dicha; de todos los seres que sienten y conocen, nosotras las mujeres somos las más desventuradas, porque necesitamos comprar primero un esposo a costa de grandes riquezas y darle el señorío de nuestro cuerpo; y este mal es más grave que el otro, porque corremos el mayor riesgo, exponiéndonos a que sea bueno o malo. No es honesto el divorcio en las mujeres, ni posible repudiar al marido. Habiendo de observar nuevas costumbres y nuevas leyes como son las del matrimonio, es preciso ser adivino, no habiéndolas aprendido antes, como sucede en efecto, para saber cómo nos hemos de conducir con nuestro esposo. Si congenia con nosotras, y es la mayor dicha, y sufre sin repugnancia el yugo, es envidiable la vida; si no, vale más morir. El hombre, cuando se haya mal en su casa, se sale de ella y se liberta del fastidio o en la del amigo, o en las de sus compañeros; mal la necesidad nos obliga a no poner nuestras esperanzas más que nosotras mismas. Verdad es que dicen que pasamos la vida en nuestro hogar libre de peligros y que ellos pelean con la lanza; pero piensan mal, qué más quisiera yo embrazar tres veces el escudo que parir una sola. Pero tu suerte es distinta que la mía yo contigo no rezo mis palabras; esta es tu patria, este tu hogar paterno y aquí disfrutas las comodidades de la vida y del trato de los amigos; yo sin ellos, desterrada, sufriendo afrentas de mi marido, que me robó de un país bárbaro, no tengo madre, ni hermanos, ni parientes que me consuelen en esta calamidad. Sólo pues, desearía que me indicases algún medio de vengarme de estos males que mi esposo me causa, y del que le dio a su hija en matrimonio y de ella y que lo calles. Porque la mujer es siempre tímida, cobarde en la lucha y sin ánimo para mirar tranquilamente el acero, pero cuando la injuria que recibe afecta a su tálamo conyugal, no hay nadie más cruel."

[...]

"El Coro: Hacia atrás corren las ondas de las sagradas fuentes, y la justicia y todas las cosas hacia atrás se revuelven. El dolo preside en los consejos de los hombres y no hay fe en los dioses. Para que mi vida sea alabada ha de cambiar mi fama: sea honrado mi sexo, y las mujeres no gozarán de infausto renombre. 

Las musas, madres de las antiguas canciones, no publicarán ya mi perfidia; Febo, dios de la poesía, no nos ha concedido componer cantos divinos, acompañados de la lira, porque entonces yo hubiese entonado un himno contrario a los hombres, ya que la larga edad pasada aduce tantas pruebas contra nosotras y contra ellos."

Medea de Delacroix





0 comentarios:

Publicar un comentario