sábado, 27 de abril de 2013

Opinión sobre el festival Magna Celebratio 2013

Aunque hoy era un dia lluvioso, no estropeó ni mucho menos todo el programa de la Magna Celebratio. Cabe decir que es el primer festival romano al que acudo y me ha dejado un buen sabor de boca.

En primer lugar, fui a la Domus de los Delfines. Nada más entrar, me encontré con un gran espacio muy bien conservado y incluso, bien recreado. Allí dentro había tanto hombres y mujeres que hacían diferentes recreaciones: des de un taller de caligrafía, de la técnica de mosaicos, hasta dos mujeres tejiendo y hilando. 

Después, fui al Museo de Badalona y podemos decir que gracias a la lluvia, el festival adquirió toda la magia posible ubicando todas las recreaciones de vida cotidiana romana y de la legión en la ciudad excavada de Baetulo. Allí encontrábamos desde soldados romanos a mujeres y hombres representando trabajos de la época y aspectos varios de la vida cotidiana romana. 

Abundaban los talleres para todas las edades: Desde cerámica hasta técnicas de lucha del ejército romano. Incluso podías probar pan romano o cosméticos romanos. El ambiente era totalmente mágico, como si no vivieras en el 2013, sino en época romana.

Doy gracias a todas las personas que se dedican a este evento, hacéis un trabajo magnífico! Seguid así!

domingo, 21 de abril de 2013

Narciso y Eco

Narciso y Eco se trata de un mito que aparece en el tercer libro de las Metamorfosis de Ovidio.

Este mito nos habla de un joven muchacho llamado Narciso, que era muy bello y que aunque muchos jóvenes y ninfas se hubieran enamorado de él, él jamás correspondía a nadie. Eco, una ninfa, se enamoró de él. En las Metamorfosis, Ovidio nos cuenta que como era muy parlanchina, escuchaba las conversaciones que tenían otras ninfas cuando se unían con Júpiter y más tarde las reproducía su mujer, Juno. Esta, llena de rabia, castigó a Eco con el hecho de que solo podía repetir las últimas palabras que escuchaba.

Eco, rechazada por Narciso, se fue a vivir en cuevas y consumida por el rechazo de Narciso, acabó muriendo pero su voz quedó viva y tal y como nos cuenta Ovidio: "A partir de ese momento se oculta en los bosques y no es vista en montaña alguna, es oída por todos: el sonido es el que vive en ella."

Por la muerte de Eco, la diosa de la venganza llamada Némesis, castigó a Narciso con amarse a sí mismo. De este modo, cuando Narciso, bebiendo agua, contempla su reflejo, se enamora de sí mismo creyendo que es otra persona. Como que no se veía correspondido por el reflejo de él mismo, muere contemplándose a sí mismo y en el lugar de su muerte, creció la flor que todos conocemos con el nombre de Narciso. 

Fragmento del mito Narciso y Eco en el III libro de las Metamorfosis

"Apoyado en la tierra, contempla el doble astro, sus ojos y sus cabellos dignos de Baco y también dignos de Apolo y las lampiñas mejillas y el marfileño cuello y la belleza de la boca y el rubor mezclado con nívea blancura y admira todas las cosas por las que él mismo merece admiración. Sin saberlo, se desea y él mismo, que da la aprobación, la recibe, y mientras busca es buscado y a la vez incendia y se inflama. ¡Cuántas veces dio vanos besos a la fuente traicionera! ¡Cuántas veces sumergió sus brazos, que intentaban coger el cuello visto en medio de las aguas y no quedó preso en ellos! No sabe que ve, pero se abrasa en lo que ve y la misma ilusión que lo engaña incita sus ojos. Crédulo  ¿Porque intentas coger en vano esquivas imágenes?. Lo que buscas no está en ningún sitio; Lo que amas, apártate, lo perderás. Esta que ves es la sombra de tu imagen reflejada: Nadie tiene esta de sí misma: Contigo viene y se queda, contigo se apartará en caso de que seas capaz de apartarte."

 Eco y Narciso, por John William Waterhouse