lunes, 2 de febrero de 2015

La magia en la antigüedad grecolatina

"Conjuro de victoria para un corredor. Además de grabar los símbolos mágico adecuados, escribe esto en los dedos gordos de su pie: "Dame buena suerte, atractivo, gloria, belleza" y todas las cosas habituales que desees." Papyri Graecae Magicae, 7.390

La magia siempre ha sido de gran interés para todas las culturas y épocas de la historia de la humanidad. Precisamente durante la antigüedad grecolatina formaba parte de la vida cotidiana y con seguridad debía gozar de gran popularidad entre la población. En esta entrada haremos un pequeño acercamiento a este tema tan especial y profundo.

El primer campo en el que tenemos que parar atención es el de la mitología. Ya desde tiempos de Homero -concretamente en la Odisea- encontramos personajes muy relacionados con el mundo de la magia. En el caso de esta célebre obra homérica encontramos Circe, una bruja que Odiseo encuentra en la isla Eea. 

 Circe ofreciendo una copa a Odiseo de John William Waterhouse

Era hija de Helios y de la oceánide Perse y era sobretodo conocida por sus conocimientos en el ámbito de la brujería y de la herborística. Tal y como nos relata Homero, Circe se dedicaba a transformar en animales cualquier persona que visitara su isla:

"Polites.- ¡Oh amigos! En el interior está cantando hermosamente alguna diosa o mujer que labra una gran tela y hace resonar todo el pavimento. Llamémosla cuanto antes.

Así les dijo; y ellos la llamaron a voces. Circe se alzó en seguida, abrió la magnífica puerta, los llamó y siguiéronla todos imprudentemente, a excepción de Euríloco, que se quedó fuera por temor de algún engaño. Cuando los tuvo dentro, los hizo sentar en sillas y sillones, confeccionó un potaje de queso, harina y miel fresca con vino de Pramnio, y echó en él drogas perniciosas para que los míos olvidaran por entero la tierra patria. Dióselo, bebieron, y, de contado, los tocó con una varita y los encerró en las pocilgas. Y tenían la cabeza, la voz, las cerdas y el cuerpo como los puercos, pero sus mientes quedaron tan enteras como antes. Así fueron encerrados y todos lloraban; [...]" Odisea, X, 226-241

Otra maga bien conocida en el mundo de la mitología grecolatina es Medea, hija del rey Eetes y sobrina de Circe. Esta gran hechicera es conocida por participar en la saga de los Argonautas y por las tragedias que se han hecho sobre su figura. 

Medea de Anthony Frederick Augustus Sandys

Otro campo en el que encontramos muchas referencias sobre magia es el de la literatura. Las hechiceras que hemos visto anteriormente se convirtieron en estereotipos de brujas a las que sumaron otras más como son Ericto de la Farsalia de Lucano y Canidia de los Epodos de Horacio. Normalmente se nos presentan como mujeres de aspecto horrible que se dedican a llevar a cabo extraños rituales nocturnos con ingredientes exóticos:

"Canidia, con menudas víboras enredadas en los pelos de su cabeza despeinada, manda que cabrahígos arrancados de sepulcros, manda que fúnebres cipreses y huevos untados con sangre de asqueroso sapo, y una pluma de nocturno búho, y hierbas llegadas de Yolco y de Ia Hiberia, fértil en venenos, y huesos arrancados de la boca de una perra ayuna, sean quemados en las llamas de la Cólquide." Horacio, Epodos, V, 15-24

Esta fascinación por la magia es habitual en la literatura de época helenística y posterior en la que podemos encontrar numerosos ejemplos de pasajes sobre pociones, hechizos, maldiciones, rituales de nigromancia y un largo etcétera. Puede que entonces nos preguntemos hasta que punto estos pasajes se basaban en ciertos rituales o prácticas que eran llevados a cabo en la vida real. ¿Podría ser que estos autores se basaran en cierta medida con la realidad o es todo fantasía? Para responder esta pregunta tenemos que hablar sobre los restos que se han encontrado.

En primer lugar tenemos que destacar que a lo largo de la antigüedad grecolatina era muy popular la utilización de amuletos mágicos que se usaban como protección del mal de ojo o de cualquier espíritu maléfico. Solían llevarse en anillos y colgantes y solían ser de vidrio o de piedras que creían que tenían propiedades mágicas. Un ejemplo de este tipo de restos es la bulla que solían llevar los niños romanos para protegerse del mal de ojo.


Bulla romana

Otro tipo de resto destacable es un kit de un mago que fue encontrado en Pérgamo y que pertenece al siglo III d.C. Se trata de un conjunto de objetos que debían usarse para la adivinación, entre los que destaca un prognosticon que es un disco que contiene diferentes símbolos mágicos que debía utilizarse para realizar oráculos o predicciones.

Prognosticon encontrado en Pérgamo

Otro resto singular es una figurita femenina que tiene diversas agujas clavadas en diferentes partes del cuerpo. Seguramente debía usarse en rituales de magia negra y su objetivo debía ser atacar a una persona concreta.

Figura femenina con agujas clavadas. Museo del Louvre

Otro tipo de resto destacable y que está relacionado con el mundo de la magia negra son las famosas tabellae defixionum

 Imagen de una tabella defixionis

Estas tablas abarcan diferentes periodos de la antigüedad grecolatina -las más antiguas son del siglo VII-V a.C y las más "recientes" del siglo VII d.C- y contienen maldiciones destinadas a diferentes personas. Las que se han conservado son de plomo aunque debía ser de materiales diversos como madera, papiro o cera.

Otro tipo de material son los ὄστρακα mágicos que son pequeños trozos de cerámica que contienen grabados hechizos amorosos o maldiciones. Estos ὄστρακα también pertenecen a diferentes periodos -del siglo IV a.C hasta época bizantina-.

ὄστρακον del siglo III-IV d.C

Quizás la joya de la corona de todos estos restos que nos confirman que la magia era muy utilizada y popular son los Papyri Graecae Magicae que son un conjunto de papiros hallados en Egipto y que datan del siglo I a.C hasta el siglo VII d.C.
Ilustración de uno de los papiros mágicos

El contenido que encontramos en estos papiros es totalmente variado. Podemos hallar desde oráculos, recetas de medicina mágica hasta contenido estrictamente mágico como pueden ser fórmulas para un amuleto, plegarias para conseguir diferentes propósitos o variadas fórmulas mágicas. Hay que destacar de estos papiros su complejidad ya que muchos de ellos son fragmentarios -hecho que dificulta su compresión y estudio-. Además, algunos de ellos incluyen fórmulas incomprensibles o símbolos que sólo debían ser entendibles entre sus practicantes.

  • Conclusión: 
A partir de los diferentes testimonios de diversos ámbitos como la literatura y la mitología hemos visto que la magia en la época grecolatina era enormemente popular y que abarcaba diferentes ámbitos en el que podemos encontrar alquimia, astrología, adivinación y un largo etcétera. También tenemos que tener en cuenta que la magia mantenía una estrecha relación con la religión y que a menudo les era complicado diferenciar entre ambas. A pesar de la magnitud de este mundo tan interesante, espero haber logrado dar unas pequeñas pinceladas para poder profundizar más en esta materia próximamente.

  • Bibliografía:
Luck, Georg, Arcana Mundi: Magic and the Occult in the Greek and Roman Worlds, The Johns Hopkins University Press, 1985

Collins, Derek, Magic in the Ancient Greek World, Blackwell Publishing, 2008

Faraone, Christopher A. & Obbink, Dirk, Magika hiera: Ancient Greek Magic & Religion, Oxford University Press, 1991

Textos de magia en papiros griegos, Gredos, 1987

1 comentario:

  1. Muchas gracias por regalarnos a todos tus lectores un artículo tan interesante como este. Me encanta conocer cosas nuevas, y más si es de una forma tan interesante :D

    ResponderEliminar