viernes, 15 de febrero de 2013

Teatro en la antigua Grecia

Inicialmente el teatro estaba concebido como una fiesta religiosa más como los Juegos Olímpicos. Estas fiestas se trataban de concursos literarios donde se recitaban obras originales acompañadas de música o se representaban en forma de teatro.

Las fiestas más conocidas de teatro en la antigua Grecia eran las Grandes Dionisas de Atenas que era un festival dedicado a la creación literaria y musical. Este se organizaba del siguiente modo: En el primer día se hacía una procesión en honor a Dioniso y se recitaban ditirambos, es decir, composiciones líricas dedicadas al anterior dios que he mencionado. Después de dedicaba un día a representar comedias y luego tres más de tragedias. Tenemos que pensar que estos festivales eran muy fatigosos, ya que la representación de una obra duraba un día entero, desde la salida del Sol hasta el ocaso. También que el acceso al teatro estaba permitido a todas las clases sociales hasta los esclavos si iban acompañados de sus respectivos amos.

La estructura del teatro se basa en la forma de una semicircunferencia, construido normalmente en pendientes. Estos teatros constaban de una orchestra, un círculo donde se representaban danzas y donde se encontraba un pequeño altar para los sacrificios para Dioniso. Detrás de la orchestra encontramos la scena, donde se representaban las obras. Antes de la orchestra encontramos la gradería, donde  se ubicaba el público. Todos estos teatros eran descubiertos y al estar construidos en una pendiente, tenían una sonoridad impresionante. Un ejemplo de teatro griego sería el Teatro de Epidauro.


Imagen del Teatro de Epidauro desde la gradería


Los actores eran siempre hombres, incluso para los personajes femeninos. Estos utilizaban máscaras que representaban cada personaje que interpretaban y incluso tenían unos coturnos, es decir, unos zapatos de madera que les daban más altura.

Mosaico donde aparecen máscaras griegas

Imagen de una recreación de unos coturnos

0 comentarios:

Publicar un comentario